.

lunes, 19 de junio de 2017

La voz en la niebla



Los Ángeles son nuestros:
 son nuestras alas rotas;
son las anclas dormidas 
sobre lechos de herrumbres,
en la raíz penosa de la tierra.
Es nuestra voz de niebla
 y de distancia:
-esa que no pudimos usar en el instante
de elegir el camino marinero.
Los ojos de los Ángeles 
no duermen:están en nuestras órbitas
 salobres buscando el necesario reverso de la luz.
 Y sus labios sumisamente eligen
las palabras que nombran la morada del sueño.
Sus manos son jazmines sellados de silencio, 
junto a una cruz de nieve, eterna y pura

Delfina Acosta