.
Mostrando entradas con la etiqueta Baúl de los Recuerdos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Baúl de los Recuerdos. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de junio de 2017

Cinco minutos, solo cinco minutos

Soy una pequeña abeja furibunda
me gusta cambiar de color
me gusta cambiar de medida 
Alda Merini
[Photo by © Andrea Tomas Prato]


       Existen cinco minutos en la vida de toda mujer en que está dispuesta a todo. Alguien puede rebatirme que algunos más, y seguramente tendrá razón, pero sí hay un breve espacio de tiempo, lúcido y por ello, también cruel en que se toman decisiones que cambian el rumbo del destino, se plantean esquemas y estructuras biográficas,  y en ocasiones se madura de golpe, aunque madurar signifique dejar de ser.

      Es el momento del análisis frío y objetivo, desapasionado, en que muchas se preguntan porque han media vida intentando agradar a todo el mundo y tan poco a sí mismas, entregándose sin limites a los demás, a su familia, a los hijos o a su trabajo y dejando de mimarse el alma y el cuerpo. Y a pesar de todo se siente insatisfechas.


      A veces una palabra, un gesto, una mirada o un ideal invitan a recuperarse, a contemplarse hedonistamente frente al espejo y a pararse de golpe para redescubrir un matiz de esencia, un brillo diferente en los ojos, las ganas de vivir...

      La elección es dura y llena de concesiones, pero, se que las que han emprendido la tarea de volver a ser ellas mismas, de derrumbar muros y barreras, y lograron salir indemnes, hablan de fuerza y de pasión.

      Una mujer sola es un misterio, una atracción y también un temor.El que despierta en los hombres, que subyugados por lo que parece ser y puede que no, se adentran a machetazos más o menos certeros por la jungla de nuestro conocimiento. Osada colección de príncipes azules que destiñen y que muchas veces se amontonan en nuestra cajita de Pandora, buscando orden y concierto.



©María




*Publicado anteriormente en Desnudando Palabras a 8 de marzo de 2014

martes, 28 de marzo de 2017

Ciega


Llegas  de nuevo,
 ya huele a ti. 
 en la oscuridad no te veo,
 te siento,
como desearía verte, 
verte desnudo,
 despojado, 
libre frente a mí.

tu miembro,
 ese que cada noche me penetra, 
saciando mi sed.

Tus manos, 
esas manos que recorren mi piel,
 firmes y a la vez con ternura, 
suaves, ligeras, hábiles.

 Esos labios que me hablan 
 que deseo probar, sentir. 

Ese cuerpo que da calor
 a mi piel .

Yo, no veo, 
sólo siento con eso 
casi me basta.

Aquí me tienes, 
mírame,
  observame, 
tienes una pista, 
un punto señalado 
 en el mapa de mi cuerpo
 es ahí donde hoy deseo
 que te entretengas 
hasta que el alba anuncie
 un nuevo día


Sabes que mis palabras, 
mis deseos, mis fantasías,
 mis sueños 
son contigo aunque no te vea
 no estoy ciega 
 me has liberado de mi cuerpo
 y en mi mente:
noto tus caricias
detecto tu aroma
visualizo tu cuerpo
escucho tus deseos
saboreo tu hombría



Ven, y tómame una vez más

María

viernes, 14 de octubre de 2016

Turismo [interior ]

El paisaje se hizo visible en aquello que siempre había sido, piedras, árboles, barrancos, montañas.
 Los tres hombres ya no están aquí.
 El cornaca abre la boca para hablar, pero vuelve a cerrarla. 
El maníaco de los barritos comenzó a perder consistencia y volumen, a encogerse, se hizo redondo, transparente como una pompa de jabón, si es que los pésimos jabones que se fabricaban entonces eran capaces de formar esas maravillas cristalinas que alguien tuvo el genio de inventar, y de repente desapareció de la vista. 
Hizo plof y se esfumó.
El viaje del elefante (fragmento)
José Samargo



Dicen los entendidos que existen dos clases de turismo: interior y exterior.

                  En mi vida habitual suelo discrepar muy mucho de las opiniones expertas, no por mi carácter rebelde, no, sino más bien porque me gusta descubrir las cosas por mí misma, y la influencia experta puede “intoxicar” en cierta medida mis experiencias. Pero en este caso, creo que jamás antes estuve tan de acuerdo con una clasificación como con esta. Y es que me parece de lo más acertada. Aunque, tenga la sensación, que yo no la veo exactamente como ellos la entienden.





             Me da que pensar, que el turismo exterior es el clásico, aquel en el que sales con amigos, amor, niños, etc. con todos o solo con algunos, todo el mundo coge sus cachivaches favoritos, su cámara de fotos, sus chanclas con tira de velcro, aquel pareo que siempre quisiste ponerte y que él siempre quiere que te pongas, las gameboys de los niños y ni cortos ni perezosos, coges un autobús, un coche, un tren, un avión o incluso un transbordador espacial y una vez llegas al destino, haces y dejas pruebas de tu estancia allí, cuanto más mejor, importante la cantidad. 



Muy importante








En el turismo interior, una necesita ir sola, porque en este caso, el viaje, además de hacia afuera es hacia adentro.





Por que… no sé…, por si uno tiene algún rincón por descubrir….



[uno que no aparezca en las guías]