.

lunes, 24 de julio de 2017

Fragil


Una noche, 
una de esas noches
 en las que estás deseando
 ser tú misma, 
de poner sacar esa máscara
 que te oprime,
 te hace ser diferente,
 que te anula como persona
 hasta notar que va absorviendote 
de tal manera,
 que ni el oxigeno llega a tú cerebro,
 poco a poco notas tu ritmo cardíaco lento,
 un cuerpo paralizado, 
una mente atormentada
 por esa coraza que intentas quitarte...

Una de esas noches decidí quitármela,
 no fue fácil,
 poco a poco sin darme cuenta
 se había apoderado de mí verdadero yo;
 me dolió dolor de mostrarme tal cual ante ti,
 sin tapujos, indefensa y a tu merced; 
esa noche, 
un cúmulo de emociones invadían mi ser,
 miedos, dudas y peor 
el ser rechazada al decirte mi verdad.

 Las palabras que solían fluir
 se estaban agolpando en mi mente, 
¿Cobardía? ¿Miedo? ¿Vergüenza? 
No lo sé... 

 Paralizada por tantas dudas,
 mi lado oscuro me pedía a gritos 
que me la volviera a poner, 
luchas internas, 
razones sin razón, 
miedos infundados por la desconfianza..

 Lucha de titanes,
 desgarraban mis entrañas. 
La respuesta fue rápida y concisa...
 Y entendí
 que una máscara no sirve para mucho
cuando te la pones sin deseos de llevarla...
 no sirve porque si la llevas mucho tiempo,
 ya nunca te dejará que te la saques .

© MaRía