.

lunes, 11 de junio de 2018

El la inició en el culto a las alas,
Dándole una clase magistral.
Le enseñó que todos los pintores renacentistas, antes de pintarlas, recogían las plumas de todos los pájaros existentes y hacían estudios minuciosos.

Así, las alas que pintaba el beato Angélico, eran diferentes a las de Lorenzo de Credici o las de Duccio u Giotto

Le contó, que para "La Anunciación" Simone Martini había recogido plumas de águilas, estorninos, martines pescadores, búhos...

De todos esos estudios había salido en oro bizantino y colores armoniosos, las alas más hermosas del Renacimiento.

Ella que coleccionaba ángeles de puro placer, volaba en lo que escuchaba. No sabía que existiera alguien que supiera tanto de vuelos y alas


Angela Becerra